CORONAVIRUS : Autoridades de Morón, Ituzaingó y Hurlingham tomaron medidas conjuntas.

Los intendentes Juan Zabaleta, de Hurlingham; Lucas Ghi, de Morón; y el jefe de gabinete de Ituzaingó, Pablo Descalzo, coordinaron tareas.

La resoluciones que tomó el Gobierno desde el jueves pasado por el avance del COVID-19 aceleraron los planes de contingencia que preveían los intendentes de la zona oeste. Alineados con las políticas nacionales y provinciales, la mayoría de los jefes comunales adoptó medidas para disminuir la concurrencia de público tanto a dependencias municipales como a espacios públicos y también a los grandes lugares de reunión.

De los seis distritos del Oeste, un ejemplo de trabajo en conjunto lo dieron Morón, Ituzaingó y Hurlingham. El lunes a la tarde los intendentes Lucas Ghi (Morón) y Juan Zabaleta (Hurlingham); junto a Pablo Descalzo (jefe de gabinete de Ituzaingó) acordaron: suspender eventos de participación masiva, incluidas actividades religiosas, convenciones o congresos; el funcionamiento de locales bailables, bingos y agencias hípicas hasta el 31 de marzo.

Los restaurantes y bares no están obligados a cerrar pero les piden que ubiquen las mesas a dos metros de distancia. y prorrogaron el vencimiento de las licencias de conducir para que los vecinos no tengan que asistir a las direcciones de Tránsito de las comunas a hacer los trámites.

A su vez, al igual que Nación y Provincia, dictaron licencias extraordinarias de 14 días para empleados que hayan regresado de las zonas de riesgo y licencia obligatoria para mayores de 60 años y personas en grupos de riesgo.

En La Matanza, el intendente Fernando Espinoza declaró la Emergencia Sanitaria por 180 días y creó el Consejo para la Emergencia Sanitaria Municipal, de carácter interinstitucional e interdisciplinario. Ahora puede reasignar partidas para atender la emergencia. Además, al igual que el resto de los municipios estableció un protocolo de acción.

En Merlo, señalaron que se alinearon a las políticas de Nación y Provincia; mientras que en Moreno, la intendenta Mariel Fernández encabezó el martes a la mañana la primera reunión del comité de crisis.

En todos los distritos además se comprometieron a reforzar los controles de precios y que se cumplan las cuarentenas. Por caso, en Hurlingham clausuraron una librería de Villa Club porque el hijo de los dueños volvió de Brasil y fue denunciado por los vecinos por no respetar el protocolo.

Sergio Stadius

Periodista en Medios y Política. UBA - Ex jefe de Prensa del IRAM. Director Hurlingham en Movimiento y de Revista Líder.

Deja un comentario