Evo Morales recibió a Hugo Yasky en la Cumbre Antiimperialista

Una delegación de la CTA estuvo presente en el cierre de la Cumbre Antimperialista que se desarrolló durante tres días en Cochabamba, Bolivia. Previamente, los dirigentes de la Central, encabezados por su secretario general Hugo Yasky se habían reunido con el Presidente boliviano Evo Morales Ayma.

Además de Yasky, formaron parte de la delegación de la CTA -que estuvo acompañada por el embajador argentino Ariel Basteiro- el secretario de la CTA bonaerense, Roberto Baradel, el secretario de Organización, Gustavo Rollandi y Carlos Girotti, miembro de la mesa nacional. Por la mañana fueron recibidos por Evo Morales Ayma, que estaba acompañado por el vicepresidente boliviano Álvaro García Linera, el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana y la presidenta de la Cámara de Senadores, Gabriela Montaño.

 Para Yasky, este encuentro se trató de “una reunión en la que se reafirmaron los lazos que unen a esta Central con el pueblo Boliviano, con el proceso de transformación que ha posibilitado avanzar en la constitución de un estado plurinacional boliviano.Y también, de reafirmar el hecho de que en la Argentina hay 1.400.000 bolivianos y bolivianas, muchos de ellos afiliados de la Central que forman parte del pueblo argentino en sus luchas cotidianas”.

 Más tarde, la delegación de la CTA participó del acto de cierre, previo a que Morales diera un discurso, con la lectura de las conclusiones de la Cumbre. “Ahí ratificamos nuestro compromiso militante y además, en una especie de conjunción de intereses y en la búsqueda de hermanar América Latina, se expresó la consigna de que las Malvinas son Argentinas y el pedido de salida al mar para Bolivia, como parte de una construcción conjunta”, señaló Yasky al respecto.

 Por otro lado, el dirigente agregó que en el encuentro “se ratifica nuestro compromiso con la construcción de la expresión organizativa de la cumbre antiimperialista en nuestro país. Una tarea que nos llevamos con la conciencia plena de que las clases dominantes, la derecha y lo que denominamos en líneas generales los sectores que quieren volver a las viejas políticas del neoliberalismo, van a tratar de que la Argentina, Brasil y cada uno de los países de América Latina sea un eslabón que se rompa en la cadena de integración en América, una pieza que ellos puedan hacer jugar en contra de la unidad”.

 “Hay una oportunidad histórica e irrepetible y es la posibilidad de construir una unidad que exprese a los pueblos de América Latina y nos permita salir del atraso en el que nos hundió el imperialismo y la dependencia en términos financieros y económicos”, concluyó el secretario de la CTA.

 El cierre de la Cumbre estuvo a cargo del presidente Morales, quién propuso que la fecha, 2 de agosto sea declarada como el Día Mundial de Lucha Antiimperialismo: “Con este gobierno hacemos historia; una nueva historia para Bolivia. Hoy celebramos ese día de la Reforma Agraria. Ahora el 2 de agosto celebraremos el Día del Antiimperialismo. Esa es la conclusión a la que llego. Hacemos historia con victorias ante esos poderes políticos que hacen daño al ser humano”, precisó el mandatario.

 Previio l discurso de Morales, representantes de los movimientos sociales y organizaciones de 18 países, leyeron el documento final con las conclusiones que abordaron luego de dos días de debate en diversas comisiones. Entre los acuerdos alcanzados, recomiendan que la región debe fortalecer la unión ante los ataques imperialistas, para defender a los pueblos de los países de América Latina y el Caribe. El texto también señala que los países de la región “deben hacer frente a las pretensiones de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) de promover el imperialismo”.

 Además, los movimientos presentes, hicieron un llamado a los Gobiernos de Latinoamérica a profundizar la defensa de la soberanía e independencia de sus respectivos países, expulsando de sus territorios las bases militares de los Estados Unidos. Y reiteraron enérgicamente la condena a la posición de España, Francia, Portugal e Italia de impedir el sobrevuelo y operaciones del avión presidencial boliviano por sus respectivos territorios.

 Del multitudinario encuentro participaron además de las delegaciones internacionales, entre las que se encontraba la CTA, representantes de 36 organizaciones sociales de Bolivia, conjuntamente con miembros de los países integrantes de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba), la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Organizaciones de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), entre otros.

 Durante las comisiones de debate, los movimientos y grupos sociales que participaron enfatizaron la necesidad de «descolonizar las economías y los recursos naturales». A su vez la Cumbre, consideró importante “generar desde los movimientos populares, el respeto de los pueblos de América Latina y de los instrumentos de los derechos humanos en el ámbito internacional; así como la creación de un sustento legal sobre las denuncias contra los países europeos que secuestraron el avión del presidente de Bolivia, Evo Morales”.

 “Por un mundo ’sin capitalismo, colonialismo e imperialismo’ y donde exista dignidad fraterna y armoniosa con la Madre Tierra” fue el lema central de esta Cumbre Antiimperialista y anticapitalista que inauguró el miércoles 31, el vicepresidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Alvaro Lineras.

 Convocada por diversos colectivos sociales, este evento internacional, tenía como objetivo expresar el respaldo al presidente Evo Morales luego de que a principios de julio pasado se le negara el aterrizaje de su avión en varios países europeos, tras las sospechas de que en su interior viajaba el extécnico de la CIA, Edward Snowden.

 Se estima que participaron de esta Cumbre unos 1.200 representantes de movimientos sociales, quienes intercambiaron propuestas sobre cinco ejes temáticos: soberanía política; económica y territorial; vulneración de tratados y convenios internacionales, y estrategias políticas continentales. También se debatió sobre el rol de la OTAN para América Latina y la soberanía económica con el tema de la nueva estrategia neoliberal de la Alianza del Pacifico.

Sergio Stadius

Periodista en Medios y Política. UBA - Ex jefe de Prensa del IRAM. Director Hurlingham en Movimiento y de Revista Líder.